José Luis Cuevas: “Tuve a Tamayo como ejemplo de mi rebeldía” 

Por: Efraín Gallardo

El mundo de las artes como la pintura, escultura y literatura pierden a uno de los personajes emblemáticos de estas manifestaciones con la muerte  de José Luis Cuevas, el pasado lunes 3 de julio  del 2017 cuando contaba con   83 años de edad, en  la ciudad de México (Cdmx).

Su espíritu rebelde  provocó reacciones  en su momento, en el muralista Diego Rivera, pero en contraparte  Cuevas  señalaría que “tuve a Rufino Tamayo como ejemplo de mi rebeldía”. Sin lugar a dudas, la controversia lo siguió desde sus inicios y marcó un im portante parte aguas dentro del dibujo, la pintura, la escultura y también en la literatura.

Como periodista tuve infinidad de ocasiones de platicar con él en entrevistas y charlas informales   a lo largo de mi desempeño como  periodista.   Contrario a lo que muchos  pudieran pensar,  el carácter amable de José Luis Cuevas  siempre estuvo presente en él, siempre atento, con  una sonrisa, con un semblante tranquilo y no tenía problema alguno en responder cualquier tipo de cuestionamientos.

Jose Luis Cuevas quizá nunca supo en que momento sus historias, o cuan do menos las que se contaban acerca de él, superaban la realidad e incluso   siempre circularon historias  que estaban quizá fuera de su alcance y que de manera inevitable era imposible  confirmar o desmentir. Como aquella historia en la que se referían al artista    relacionada a que le gustaba hacer el amor mientras pintaba sus obras y que en estos apasionados romances  estos cuadros   quedaban impregnados de la pasión del momento, lo que le daba un sello muy particular a sus trabajos artísticos.  Así se empezaba a escribir la leyenda del pintor, escultor y escritor. 

Con  la muerte de Jose Luis Cuevas, las figuras icónicas poco a poco se van extinguiendo de nuestro firmamento y desafortunadamente son muy pocos los valores que surgen dentro de las nuevas generaciones con características  que verdaderamente sorprenda  al público. 

En mis encuentros con Jose Luis Cuevas,   el artista jamás despegó los pies de la tierra , a sabiendas que su arte sobre  pasó las fronteras de nuestro país en el mundo .  Cuevas era simplemente para los amigos Jose Luis.   El no se consideraba competencia de nadie, reconocía y estaba consciente que cada artista trabaja para lograr un  lugar  en las disciplinas artísticas en las que se desenvuelve .

 Por supuesto que reconocía el talento de grandes maestros   y reconocía que como él, ellos también en su tiempo y momento tuvieron que esforzarse para ocupar el lugar que el público les dio dentro de las manifestaciones artísticas.

EL pintor, dibujante, escultor, grabador, escultor e ilustrador mexicano Jose Luis Cuevas , quien fue una de las principales figuras de la “generación de la ruptura” y quien  también destacó como representante del   neofigurativismo, admiraba a  personalidades de la pintura como: David Alfaro Siqueiros ,Francisco Toledo, José Guadalupe Posada, PIcasso  ,Rufino Tamayo, José Clemente Orozco y a Frida  Kahlo y  dentro de la literatura siempre reconoció  el talento de la pluma de figuras muy representativas en el mundo de la talla de  Octavio Paz, Carlos Fuentes, Juan Rulfo, Carlos Monsiváis , solo por citar a  algunos.

Con la partida de Cuevas, poco a poco el mundo de las artes  solo podrán admirar  su obra que han dejado como parte de un importante legado no solo para nuestro país México, sino también para todo el mundo. Cuevas es, fue y seguirá siendo un  importante marco de referencia , del cual aprenderán las nuevas generaciones, porque figuras de la talla de Cuevas, realmente ya son como  “garbanzos  de libra”,  no solo en nuestro país sino también en el mundo entero.

 Información de su página de internet

 Para que el público sepa un poco más de este artista, les presentamos a continuación in formación de Jose Luis Cuevas que tiene en su página d e in ternet. Desde los seis años de edad, Cuevas “comenzó a mostrar talento artístico”,  cuando se autorretrata como “niño obrero” para el concurso de dibujo infantil promovido por la Secretaría de Educación Pública (SEP), ganando el primer lugar.  A partir de entonces es llamado “el güerito pintor”.

Entre los 10 y 12 años, ingresó como alumno irregular a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, pero una fiebre reumática lo obligó a abandonar sus estudios y a guardar cama durante dos años, tiempo en el que cultivó la lectura y el dibujo. Posteriormente estudió artes gráficas en la Institución de Enseñanza Universitaria en la Cdmx.

A los 16 años de edad, trabajó en el periódico The News, donde ilustró las entrevistas de la periodista estadounidense Anita Brenner.

En 1951, con 17 años de edad, Cuevas escribió un manifiesto titulado: La cortina de Nopal, publicado por primera vez en el suplemento cultural de Novedades “México en la Cultura”, donde en su propias palabras atacó “con virulencia el arte folklórico, superficial y ramplón” de esa época.

“Fue un artículo anticonformista, en contra de la llamada Escuela Mexicana de Pintura y del nacionalismo feroz que ejercían los intelectuales de la época. El título de La cortina de nopal se popularizó pronto e incluso fue usado con cierra frecuencia en publicaciones norteamericanas cuando querían referirse al nacionalismo latinoamericano”, escribió el propio Cuevas en febrero de 1988.

El manifestó iniciaba de la siguiente manera: “No pretendo ningún liderato juvenil ni trato de reclutar rebeldes con que atacar el infecto bastión de Bellas Artes. Me conformo con decir lo que siento que es, sin lugar a dudas, el mismo sentir de otros individuos de mi generación, tanto en el arte como en diferentes actividades intelectuales. Si mis declaraciones pueden ahora, o más tarde, servir de algo a los nuevos creadores, me sentiré satisfecho de haber cumplido con un deber”.

Su manifestó provocó el enojo de los pintores consagrados de la época, como Diego Rivera, quien en un libro de Selden Rodman titulado Mexican Journal, lo critica fuertemente.

“Rivera aseguraba que mi prestigio era efímero y mis golpes en nada dañaban al poderoso y pétreo muralismo, que por cierto, ya había caído en un academismo monolítico y aburrido. Tuve a Tamayo como ejemplo para mi actitud rebelde, aunque él no fuera polemista, aunque no se expresara verbalmente y prefiriera vivir un autoexilio silencioso en Nueva York o en París. Pero el hecho de ser un opositor, a través de su obra, de la Escuela Mexicana de Pintura, me llevaba a admirarlo y a tornarlo corno bandera. Creo que es necesario repetirlo: el primer opositor teórico que tuvo el arte”, escribió Cuevas.

En 1953, Cuevas presentó su primera exposición individual en la Galería Prisse, uniéndose además a un grupo de jóvenes artistas, entre los que estaban Alberto Gironella, Enrique Echeverría, Pedro Coronel, Manuel Felguérez y Francisco Icaza. “Este grupo se declaró contra el muralismo oficial que ocupaba todo el panorama artístico mexicano”.

En 1957, viajó a Filadelfia, para ilustrar a Franz Kafka por encargo de la Editorial Falcon Prest. El libro se tituló The World of Kafka and Cuevas.  

En 1965, el periódico New York Times lo llamó el Mexican boy wonder y cinco años más tarde, en 1970, Carlos Monsiváis, en su libro: Días de guardar, escribió sobre su amigo lo siguiente: “Allí están los grandes trazos de Cuevas, desafiando, incitando. La gente aguarda algo especial, música o discurso, la diversión que se prolongue. Cuevas permanece un instante más. Desaparece”.

En 1967, Cuevas le adjudica el nombre de Zona Rosa, a esta visitada zona de la colonia Juárez de la Cdmx, donde dibuja un “Mural Efímero”, con el que se mofa de los afanes continuistas del muralismo.

En 1985, Cuevas inició la publicación de la columna periodística “Cuevario”, en el periódico El Universal.

Un perfil del artista publicado por la SEP, indica que la obra de Cuevas se ha mostrado en exposiciones individuales en museos de todo el mundo incluyendo: University of Texas, Austin; San Francisco Museum of Art, California; Museo de Arte Moderno, México; Museo de Arte Contemporáneo, Caracas, Venezuela; Phoenix Art Museum, Arizona y Musee d’Art Moderne, Paris, entre otros.

También participó en exposiciones colectivas en museos como el Musee de la Napoule, Francia; el Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York, entre otros. Asimismo, su obra forma parte de las colecciones de importantes museos del todo el mundo, entre los que destacan el Art Museum of the Americas, Washington D.C.; Fine Arts Museums of San Francisco y el Smithsonian American Art Museum, Washington D.C., entre otros.

Sus obras más características son retratos dibujados de criaturas desfiguradas y de la miseria en el mundo contemporáneo.

Como escritor publicó los siguientes libros: Cuevas por Cuevas, Ediciones Era, México, D.F., 1965; Cuevario, Editorial Grijalbo, México, D.F, 1973 y Gato Macho, libro autobiográfico, 1994.

A lo largo de trayectoria, Cuevas fue merecedor de importantes menciones y premios, como el Primer Premio Internacional de Dibujo en la V Bienal de Sao Paulo (1959); el primer Premio Internacional de Grabado en la I Trienal de Nueva Delhi (1968); recibió la orden de Caballero de las Artes y de las letras de la República Francesa (1991) e ingresó al Sistema Nacional de Creadores como Creador Emérito (1993), entre otros muchos reconocimientos que diversos países y organismos le brindaron a lo largo de su trayectoria.

® Tu Vox Tv | ® Radio tu Vox. Todos los derechos reservados 2012. |
Calle Espinosa No. 420 Ote. 2o. Piso. | Entre Emilio Carranza y Escobedo. | Col. Centro. Monterrey, Nuevo León 64000
tuvoxtelevision@gmail.com www.tuvoxtv.com - Teléfonos (81) 1936.8801  | (81) 2316.1009

Logo