Zunzunegui: "Las Revoluciones terminan en un fracaso"

Texto y fotos: Efraín Gallardo

El escritor Juan Miguel Zunzunegui en entrevista con Tu Vox , quien presentó su libro “Masiosare Nuestro Extraño Enemigo” en la FIL Monterrey 2017, aseguró categóricamente que todas las Revoluciones terminan en un total fracaso;   dijo leer a Taibo, Jorge Volpi y a su detractor Pedro Salmerón;  y confirmó que escribirá cuento y literatura fantástica.     

“En esta ocasión  traigo doble libro porque yo siempre le dije a mi editorial que me daba  para escribir por lo menos dos al año y la verdad es que me da para más pero alli si el mercado no da para más. Llegamos al acuerdo que con mucho gusto me publicaban dos libros al año; entonces justo alli por la mitad del año por el mes de mayo saqué “Masiosare Nuestro Extraño Enemigo” y en octubre  salió “1917 Traición y Revolución” sobre la Revolución Soviética, porque en  el mes de octubre se cumplieron 100 años de la Revolución Soviética y aprovechando la efeméride dije, pues necesitamos una novela de la Revolución Soviética”, indicó el escritor.

-La revolución siempre conlleva, cuando menos en la teoría, un cambio definitivo y radical desde toda la infraestructura y la estructura y tiene que ser o debería de ser  definitivamente un  movimiento determinante en la historia con cambios radicales.

“Pues fíjate, pareciera que si, justamente es parte de la premisa y te explico por qué no es así. Y lo curioso es que tanto “Masiosare Nuestro Extraño Enemigo” como “1917  Traición y Revolución” giran en torno a lo mismo, porque Masiosare al hablarte de México pues te hablo mucho de la Revolución Mexicana evidentemente. Pero es que si tú te pones a ver, Revolución  siempre es lo que tú dices, es lo que nos enseñan y así debería de ser, un cambio radical, cuando menos en teoría, donde las cosas dejan de ser completamente de una forma  diferente, pero si las ves ya con tiempo de distancia dices, haber, es decir, piensa en México. ¿Qué teníamos en México antes de la Revolución?, pues una democracia fingida, ¿qué tenemos después?, pues una democracia fingida. ¿ Qué teníamos antes de la Revolución?, pues una dictadura, y ¿ que tenemos después?, pues una dictadura. ¿Qué teníamos antes de la Revolución?, una ciudadanía que no podía meterse en la política, y ¿ qué tenemos después?, pues una ciudadanía que no se puede meter en la política. ¿Qué teníamos antes de la Revolución?, una élite de poder inamovible, y ¿ que tenemos después de la Revolución?, pues una élite de poder inamovible. ¿Qué teníamos antes?, un  grupito hasta arriba de privilegiados, ¿ qué tenemos ahora?, pues hasta arriba un grupito de privilegiados”, comentó Zunzunegui.

Si nos vamos a la Revolución Soviética -añadió el escritor-, ¿qué teníamos?, pues un gran Imperio, el Imperio de los Zares en Rusia, y ¿qué tuvimos después?, pues un  gran Imperio de la Unión Soviética, porque es lo que era. ¿ Y que teníamos antes de la Unión Soviética?, pues al Zar, un hombre de autoridad incuestionable, ¿qué tuvimos después?, pues a los camaradas como Stalin, como Lenin que se comportaban como zares. ¿ Qué teníamos antes en Rusia?, pues un  pueblo acostumbrado a callar y obedecer. y  ¿ que hubo después de la Revolución?, púes un  pueblo acostumbrado a callar y obedecer. Allí es donde te das cuenta que las Revoluciones parecen ser un  gran cambio, pero nunca lo son. Y nunca lo son por una simple razón, porque y es el planteamiento fundamental también de los dos libros, de hecho, de diferentes formas.

“Masiosare es México, Traición y Revolución es novela, digo es Rusia y es novela,  pero que nunca somos la única Revolución que puede triunfar; la Revolución interna. Es decir, pensemos en México,  pensemos en Francia en su Revolución, que aquí también la menciono en Traición y Revolución, o en la Revolución Soviética; los revolucionarios siempre  tienen ideales, siempre tienen un bonito discurso y lo más probable es que se lo crean, para nada creo que sea un engaño, pero desde el momento en que lo que quieren es tomar el poder, quiere decir que también quieren una cosa muy importante y es ambición de poder, y cuando tú tienes ambición de poder, todo lo demás deja de importarte y siempre hay un trasfondo, y todo lo demás deja de importar”, enfatizó el escritor.

Tus ideales son  muy lindos -agregó Zunzunegui-, y hablas de tus ideales porque no estás en el poder, y una vez que lo tienes te das cuenta que la única Revolución era, yo quería quitar al que estaba, ya estando yo ya no hay nada que cambiar. Es decir , que si el revolucionario no ha revolucionado su mente, y tú no has sacado de tu mente tu obsesión  de control, de poder, de dominio, que necesariamente implica ejercer la violencia, pues una vez que tomas el poder te conviertes en alguien tan desgraciado como el tirano al que derrocaste, porque lo que quieres es ejercer el poder. Entonces la única Revolución es personal, es interna, y es transformar tu mente y sacar esas obsesiones y esas ambiciones de allí, porque si no, entonces, es el fracaso de todas las Revoluciones, como la Revolución Francesa, todo el mundo moderno está basado en la Revolución Francesa, o sea, este es el mundo herencia de la Revolución Francesa y yo no veo libertad, igualdad y fraternidad en ningún lado. O sea, la idea de que,  vas a ver caer las monarquías y vas a ver libertad , igualdad y fraternidad, ¡sí cómo no!, tenemos un  mundo sin libertad, sin igualdad, sin fraternidad y sin ninguno de esos valores.

“Entonces, todas las Revoluciones terminan en un fracaso, porque claro, el revolucionario, lo pongo en uno de los epígrafes de Traición y Revolución, es el que quiere transformar a todos, menos a sí mismo. Y de hecho es lo único que deberías de transformar a ti mismo”,  aseguró categóricamente el escritor.

-Juan Miguel, el hecho de pisar talones, callos, ser incisivo, ¿ no te ha generado ningún tipo de conflicto con los intereses de los que molestas?

“Es decir si y no, porque volvemos al tema de la Revolución interna y mental, el conflicto solo es una cosa que solo existe en la mente, y afortunadamente mi mente está libre de conflicto, entonces, hay gentes que tienen conflictos conmigo, pero yo no tengo conflictos con esa gente, ese es su problema, ¿yo soy tu enemigo?, problema tuyo, tú no eres mi enemigo, como ¿para qué?, sólo pensamos diferente, no pasa nada. Claro que he tenido a todo el club de historiadores contestatarios de izquierda que me caen con  todo y, no me importa, yo  no tengo broncas con nadie. Si algo he tratado de hacer  desde hace unos años para acá es precisamente de vivir esa Revolución que nadie quiere vivir, mi Revolución interna, mi Revolución mental, yo me he dedicado a declarar la paz  dentro de mi mente, y mi mente está en paz, no tengo broncas con  nadie”, indicó.

 Si no estás de acuerdo conmigo- agregó Zunzunegui-, pues es obvio que no estás de acuerdo conmigo pues yo soy un individuo y tú eres otro, o sea, claro que no estamos de acuerdo. Sólo que es entender que ni tú estás bien, ni yo estoy bien, ni tú estás mal, ni yo estoy mal, porque una  vez que entiendes que cada individuo percibe el mundo desde su propia mente, desde su propio punto de vista, con tus experiencias, tus  dolores, tus traumas, tus complejos, tu familia, tu historia, tu pasado, una vez que entiendes eso, pues nadie está bien , nadie está mal, todo el mundo tiene una forma diferente de ver el mundo, y si aprendes a respetar eso, has declarado la paz.

-No siempre tienes detractores,  seguramente también hay muchos quienes piensan como tú, gente que coincide con  tu manera de ver las cosas.

“Claro, hay gente que está de acuerdo conmigo, que yo francamente espero que no piensen como yo, sólo que  piensen parecido. Hay gente, eso es seguro, porque no podría estar escribiendo dos libros al año, evidentemente hay personas que están de acuerdo conmigo, que les gusta lo que digo, que les gusta este planteamiento, que está metido en todos mis libros  el tema de busca la paz, o sea, el tema de declara la paz adentro de ti mismo, de llena tu mente de amor, de llena tu mente de emociones positivas, vive en paz, vive feliz. Lo interesante para mi es, desde luego   es que  encontré la forma de cómo usar la historia para finalmente dar esos mensajes de paz, y estoy convenido que este mundo y este país están super necesitados de paz, y por eso ese mensaje de paz funciona y les gusta a tanta gente”,  indicó el escritor.

-Una de las ventajas de la novela es que  este género te permite crear un  poco de ficción.

“Si bueno, por ejemplo, en  Masiosare Nuestro Extraño Enemigo es un ensayo entonces allí es muy claro, toda palabra que está allí son mis ideas, soy yo hablando, está clarísimo. Y  claro, en una novela como “1917 Traición y Revolución” pues son mis tres personajes principales hablando, que son ficticios: Anastasia, Konstantin, que son  dos rusos que viven la Revolución, y Jhon Mann, que es un agente secreto norteamericano que anda alli metiéndose en la Revolución.  Y  claro, yo hablo a través de ellos, pero claro que es una novela, es una ficción, una narrativa, trae formas más poéticas. Me permite hacer más cosas, me permite hacerme menos responsable de las cosas que dicen  los personajes, no lo dije yo, lo dijo Konstantin. La novela te permite meterte más al terreno de las emociones; no que el ensayo no te lo permita, porque depende de cómo escribas, pero el ensayo también tiene que apelar mucho a la razón,  es  eso,  al razonamiento; en la novela,  a mi me gusta mucho dar muchos argumentos históricos, pero te permite meterte de una forma muy interesante en las emociones humanas, y al final, eso es lo que somos los seres humanos: emociones, emociones que no comprendemos, emociónes que pretendemos que brotan en nosotros y que somos sus víctimas, en lugar de entender pues que las emociones las causas tú”, comentó Zun zunegui.

Entonces -añadió-, es muy divertido hacer novela en ese sentido porque sabes en que momento le vas a estar picando   que  emociones a la gente o intentándolo y  con las emociones siempre dejas un mensaje más rotundo. Y finalmente por eso lo inventaron, no hay que olvidar que   la novela. en términos generales de la historia de las letras se asume que El Quijote  es  como la primer novela, no sé si estoy de acuerdo, la verdad, o sea, si, como lo que conocemos novela si, o será, una narrativa absolutamente ficticia con los personajes, que es como una evolución de la dramaturgia finalmente. Lo que pasa es que  en  la dramaturgia es en forma de diálogo siempre y en la novela también tengo que describirte el escenario; pero la novela en  ese sentido pues es un  género reciente, la novela tiene 400 años y la inventaron justo. Yo te aseguro que Cervantes, por ejemplo, trae una crítica tremenda contra toda la cultura española, y la mejor forma de  sacar esa crítica en una España absolutista es inventarte un  personaje que está loco, y tú dices, no pues es que mi personaje que está loco piensa estas cosas, pero es una forma brillante de decir, mira, yo pienso todo esto y alli te va, entonces de alguna forma te escudas. Entonces yo creo que la novela se inventó mucho en gran medida por eso, para poder decir  muchas cosas de manera más emotiva, llegarle a más gente, porque la gente se siente tocada por una novela y al final dices: no fui yo, fueron mis personajes.

-¿Es el Quijote uno de los libros más leídos después de La Biblia?

-“Pues mira yo no sé si es de los más leídos, sé que es de los más comprados, porque ya sabes, todo mundo tiene en su casa un Quijote, pero también todo mundo tiene en su casa una Biblia y estoy seguro que no la han leído. Pero bueno, por supuesto, es el libro de habla hispana más importante y más influyente en toda nuestra cultura; no sé si es el más leído, pero desde luego es la gran referencia de la cultura hispana”.

-A estas alturas, ¿Juan Miguel Zunzunegui de que se nutre?.

“¿De que me nutro?, pues mira, de un tiempo para acá en realidad me nutro mucho del pasado, es decir, yo pasé por una etapa de excesivo estudio porque estudié música, comunicación, filosofía, un  poquito poeta, loco , medito y voy con budistas, voy a rezar y hago de todo,  y doctorado en humanidades, y maestría en religiones, y pues todo lo que me gusta leer, todo eso es lo que estoy sacando en mis novelas finalmente. A quien  te vas a encontrar siempre en cada libro que yo escriba es a Nietzche y a  George Orwell, esos  están alli de cajón sin importar de cuál sea el tema de alguna forma me llegan y siempre están alli recordándome cosas, entonces, son dos de mis grandes nutrientes”, enfatizó el escritor.

-Y de las nuevas generaciones, de escritores contemporáneos ¿ que lees?.

“Me gusta mucho leer a Jorge Volpi, y es curioso porque, a mi me parece que es un genio, me parece que es brillante escribiendo, hay gente a la que le cae mal, hay gente que dice que es un arrogante, yo no lo conozco personalmente y no dudo que sea un arrogante, pero yo estoy hablando de sus libros   y me parecen una maravilla y yo creo que lo son en gran medida porque Jorge Volpi no vive de sus libros, o  sea, finalmente, no es la actividad que él necesita para vivir, entonces se puede dar un  lujo que ya quisiéramos muchos, es decir, voy a escribir lo que se me dé la gana, voy a escribir esto porque es un capricho. Justo leí hace algunos años creo que es de sus menos famosos que se llama algo así como Mentiras Contagiosas y justo lo escribe por los 400 años de El Quijote o algo así y te habla de lo que es una novela, pero te das cuenta que es un caprichito, el señor dijo yo quiero escribir esto y miren, yo escribo lo que quiero, y esa libertad te permite ser brillante, pero me parece que maneja todo tipo de narrativas con una facilidad impresionante”, manifestó Zunzunegui.

 Es curioso -añadió-,  no comulgo en nada con Paco Ignacio Taibo, pero me gusta mucho leerlo. Y me gusta mucho leerlo porque  aunque no comulgo en nada con él en lo ideológico, y personalmente, tampoco me parece la persona más simpática del mundo; ahora, no somos amigos, no tendría por qué parecerme simpático, pero su narrativa es excelente, puedo no estar de acuerdo con lo que dice, y en general no lo estoy, pero no se puede negar que su investigación y su narrativa son una delicia, digo, tal vez él  no entre como de nuestra generación,  pero para mí todo el que está vivo está dentro de nuestra generación y él es un gran referente y a  mí la capacidad que tiene de escribir, tiene cincuenta y tantos libros y no son todos buenos, no pueden pueden ser todos buenos cuando escribes cincuenta y tantos, pero más de la mitad seguro que sí, entonces me gusta mucho leer a Taibo.

Comentó que también lee a sus detractores como Pedro Salmerón.

 “Leo, no muy seguido, pero leo a uno de mis detractores a Pedro Salmerón, porque leer a tus detractores es importante, sobre todo, para entender que tus detractores son muy inteligentes, bueno, afortunadamente en mi caso,  mis detractores son inteligentes; de hecho, yo le aprendo a mis detractores, bueno, a Pedro Salmerón  en particular fue una época en la que me criticó muchísimo una serie de trabajos y yo me puse a revisarlos y llegó un momento en que me dije, tiene razón, ni hablar. La crítica de este hombre contra mi trabajo, porque nunca fue contra mí, contra este trabajo y tiene razón. Más allá de que tampoco estoy de acuerdo con él en lo ideológico, pero de pronto dices, su crítica está bien. Yo no critico  prácticamente a nadie, yo no me meto a criticar el trabajo de los demás, me parece que es algo absolutamente inútil criticar el trabajo de los demás, pero cada quien decide lo que hace”, enfatizó  el escritor.

Me gusta mucho un autor español llamado Alberto Vázquez Figueroa -agregó Zunzunegui-, es un español muy poco conocido acá, pero me parece una joya de escritor, sobre todo porque me parece una joya de ser humano y  lo notas cuando lees sus novelas, es un hombre de un gran corazón. Esas son mis principales influencias actuales. Yo la verdad es que leo poco a  los actuales, leo mucho el pasado.

-¿Qué géneros te falta por abordar?

“Desde luego, lo que más he escrito es novela y ensayo y es lo que más he publicado, a mí lo que más me gusta es escribir poesía, tengo más de cien poemas, casi todos son muy buenos,  y aunque  me encanta la poesía, nunca me van a publicar poesía. Lo que he hecho hasta  ahorita es como en unas  ocasiones puedes meter tus epígrafes al principio y cositas y lo que he hecho en algunas novelas es colar alguna poesía, ya publicaré poesía. Me falta literatura fantástica, que creo es de hecho lo que sigue, para 2018 voy a venir a Monterrey a presentar mi primera novela de literatura fantástica, ya lo platiqué con la editorial, ya estamos en eso”.

Y concluyó: “ Me falta dramaturgia, no lo voy a hacer, es un estilo muy difícil que requiere de mucha técnica, de mucho estudio específico de lo que es dramaturgia y yo no lo tengo,  o sea, entonces ni para que te metes en lo que no te toca. Me gustaría mucho en un día de estos experimentar con cuento; yo empecé a escribir cuentos en secundaria y seguramente son muy malos, bueno, ni siquiera los tengo, pero sé que cuento no es de lo que más vende, pero sé que todo está en que sepas hacer algo atractivo, y depende de cómo  lo escribas, de cómo lo trates y también me daré el caprichito de decir, escribí una cosa de cuentos, y haber, publíquenmela”.

® Tu Vox Tv | ® Radio tu Vox. Todos los derechos reservados 2012. | Calle Emilio Carranza 247. Col. Centro. Monterrey, Nuevo León 6400
tuvoxtelevision@gmail.com www.tuvoxtv.com - Teléfonos (81) 1936.8801  | (81) 2316.1009

Logo