¿Que Propósito tiene Dios para Nosotros?

Por: Efraín Gallardo.

Como seres humanos somos únicos e indivisibles y con un libre albedrío para hacer o dejar de hacer cosas que en corto, mediano o largo plazo pueden  resultar como perjuicio o beneficio dependiendo del tipo de acciones que se hagan.

De una cosa si estoy seguro, que la gran mayoría sabe reconocer o distinguir  que es bueno o malo, benéfico o perjudicial, y finalmente estos actos nos cobraran una factura  más adelante. La bondad y la maldad están  inmersos en nuestro propio universo, en nuestro propio ser,   y la balanza estará equilibrada  o  cargada hacia uno u otro lado y dependerá solo de nosotros, de nadie más.

Claro que desafortunadamente, en muchas de las ocasiones nos dejamos influenciar por amigos, compañeros, vecinos o familiares , por lo que escuchamos en la radio o vemos en la televisión y por el bombardeo recibido en últimas fechas por las redes sociales  que a nivel mundial han acaparado la atención de sobre manera. La información allí está presente, seremos nosotros mismos quienes deberemos de ponerle o no un filtro, según nuestras propias conveniencias o convicciones.

Así como hay personas que creemos en Dios, existen otras tantas también que no creen en Él.  Son otras sus disciplinas   o doctrinas e independientemente de eso, es respetable la manera de pensar de  cada uno , porque por eso tenemos, insisto, ese libre albedrío. Lo que para unos es absoluto y verdadero, para otros no lo será definitivamente. Y aprendiendo a respetar es como podremos ser respetados, es un  derecho universal.

Estoy seguro que muchos de nosotros no solo nos hemos preguntado acerca del  propósito y la misión que todos y cada uno de nosotros tenemos que hacer en esta vida, pero    ampliando un  poco el panorama, ¿será el mismo propósito  el que tiene Dios para nosotros, que el que nosotros tenemos  para Dios? ,¿habrá un punto de intersección en el que ambos caminos y rumbos se crucen   o se mantengan perpendicularmente de manera permanente?, ¿cómo saberlo?.Habrá que estar   atentos y vigilantes,  pues muchas veces las señales llegan y pasan desapercibidas para cada uno de nosotros.

Sin lugar a dudas, esto es como las oportunidades que se presentan en la vida. Hay ocasiones que solo se presentan una  vez y  si no estamos atentos, simplemente pasará de noche y nunca nos daremos cuenta. En otras ocasiones son infinidad  las oportunidades que llegan   y como si fuera una venda o un velo sobre nuestros ojos y sobre nuestro entendimiento, que no tenemos la sabiduría necesaria , el entendimiento y el discernimiento necesario para detectarlas en su momento y oportunidad.

Paralelo a esto, cualquiera podría  hacer alusión a que hay luchas intensas y constantes no solo en nuestro interior sino también en el mundo exterior que   a manera de distractores, en ocasiones, impiden que podamos estar en el mismo canal, en la misma sintonía y frecuencias para captar y atrapar esa   oportunidad, lo mismo en nuestras vidas como seres humanos, así como en los aspectos profesionales.

Todo logro, finalmente, requerirá de esfuerzo, en ocasiones mucho, o demasiado esfuerzo e incluso hasta sacrificios,   pero al final, el resultado y la victoria  coronaran el fruto de esa lucha constante por lograr nuestros propósitos. Los grandes sabios y pensadores de todos los tiempos, quienes inventaron todo lo que hoy disfrutamos de ciencia, tecnología y descubrimientos lo intentaron no solo una vez, no cien, no mil, quizá  más veces, incluso algunos ya no tuvieron ni la oportunidad no solo de   poder    ver o disfrutar de  el fruto de su esfuerzo y ha quedado como un  legado para la humanidad.  

En este momento viene a mi mente una interesante historia de sabiduría de un hombre que mantenía una comunicación  constante y directa con Dios , y se titula “Moviendo la Roca”.

Un hombre oraba pidiendo al Señor qué debía hacer para demostrarle su amor. El Salvador le contestó que hiciera un trabajo para El, y le mostró una enorme roca que había enfrente de una casa. Le explicó que debería empujar la piedra con todas sus fuerzas día tras día.

Por mucho tiempo él se afanó al trabajo, de sol a sol con sus hombros apoyados contra la superficie fría de la roca, empujando con todas sus fuerzas.

 Cada noche el hombre llegaba a su casa exhausto, sintiendo que todo el día había sido en vano. Viendo que el hombre daba señales de estar perdiendo el ánimo,  satanás  decidió entrar en acción, soplando pensamientos en su mente: “Estás haciendo fuerza para nada, hace ya mucho tiempo que te esfuerzas sin lograr mover la piedra. ¡ No te mates más!” ¡No vale la pena! ”.

 El hombre estaba desanimado y  cansado, tenía la sensación de estar luchando contra un imposible, se sentía fracasado. Resolvió, entonces, orar, hablar con el Señor y elevar sus tribulaciones a El.

  “Señor – le dijo – he trabajado duro durante mucho tiempo a Tu servicio, empeñando todas mis fuerzas para hacer lo que me pediste.  Pero después de este tiempo, estoy desilusionado porque no he logrado mover la roca siquiera un milímetro, ¿Qué es lo que está mal? ¿ En qué estoy fallando?”.

 El Señor le respondió amorosamente:

 “Hijo, cuando te pedí que me sirvieras aceptaste; yo te dije que tu tarea era empujar la roca con todas tus fuerzas y eso es lo que has hecho. Pero nunca te dije que esperaba que movieras la roca. Tu tarea era empujar. Y ahora me preguntas si fallaste. Tus brazos están fuertes y musculosos, tu espalda derecha y piernas duras y firmes por la presión ejercida. A través del esfuerzo has crecido mucho y tus habilidades son mucho mayores que cuando comenzaste.

 No moviste la roca, pero te llamé para que fueras obediente y al empujar ejercitaste tu fé y tu confianza en Mi sabiduría. Eso hiciste tú. Ahora Yo voy a mover la roca”.

 Muchas de las veces, cuan do estamos atentos , recibimos una dirección de Dios y de manera natural e instintiva tenemos la tendencia de usar nuestro intelecto para descifrar lo que Él realmente quiere de nosotros, cuando en verdad lo que Él quiere de nosotros es simplemente la fé y  obediencia.

Finalmente no hay que olvidar que lo  único cierto que se tendrán son  luchas fuertes y constantes  y todos los días hay que pedirle sabiduría, entendimiento y discernimiento y que nos de fortaleza para no desmayar en el intento.

 

® Tu Vox Tv | ® Radio tu Vox. Todos los derechos reservados 2012. | Calle Emilio Carranza 247. Col. Centro. Monterrey, Nuevo León 6400
tuvoxtelevision@gmail.com www.tuvoxtv.com - Teléfonos (81) 1936.8801  | (81) 2316.1009

Logo